Free Cursors Sondra Twilight Fanfics: Rayitos de Sol - Capítulo IV: El mejor de los regalos.

lunes, 19 de octubre de 2009

Rayitos de Sol - Capítulo IV: El mejor de los regalos.


Capítulo IV: El mejor de los regalos. 
-        Jacob POV -

Al llegar a casa del trabajo el delicioso olor a comida me enloqueció, podría comerme un elefante con el hambre que traía.
Me sorprendió que Bella ya estuviese en casa, solía llegar siempre después que yo y la esperaba para preparar la cena juntos.
-        Hola amor - salude al cerrar la puerta mientras dejaba las llaves en la mesita de café de la sala.
-        Hola amor, estoy en la cocina -
-        Llegaste temprano - comente.
-        Si vida, quería prepararte algo rico para la cena, Leah se quedo en la librería para cerrar -
En cuanto entre a la cocina me lleve una enorme sorpresa, mi esposa hermosamente vestida desmoldaba un pie para ponerlo en una bandeja.
Incluso con el delantal de flores encima su vestido rojo oscuro de tiros le lucia bellísimo, llevaba el cabello recogido en medio moño que dejaba escapar varios risos.
Se había puesto el conjunto de zarcillos y dije de plata en forma de luna con estrellas de cristal que le había regalado en la mañana.
Yo en cambio aun traía la braga del uniforme del taller, siempre me bañaba y cambiaba de ropa antes de que ella llegara a casa por lo que en contadas ocasiones me veía con estas fachas.
Me miro sonriente, me acerque y la bese en los labios, quise pellizcar un trocito del pie cuando me golpeo suavemente en el dorso de la mano
-        No pensaras tocar ni un bocado sin darte un muy buen baño primero amor -
-        Pero Bells, muero de hambre - hice un puchero y puse ojos de cachorrito suplicante.
-        La cena aun no esta lista lo que te da unos minutos para ducharte y cambiarte de ropa antes de que sirva - volvió a besarme suavemente mientras me empujaba para sacarme de la cocina.
-        Pero Bells - repetí ya fuera de la cocina con la suplica implícita en el rostro.
-        Nada de peros Sr. Black, vaya a ducharse y en cuanto baje prometo tener todo servido.
Me di por vencido y me dispuse a subir a la habitación arrastrando los pies, la escuche reír a mis espaldas por mi gesto de niño consentido.
Al pasar junto a nuestro pequeño comedor, apenas cuatro puestos la casa no era muy grande pero si de lo más acogedora, me fije en las velas y los platos, todo perfectamente preparado para una cena romántica.
Me bañe rápidamente, aunque bien no fuera que me revisara las manos y detrás de la orejas, me carcajee ante mi ocurrencia.
Me puse un pantalón de mezclilla y un sweater azul rey que era de los favoritos de Bella.
Me arregle el cabello con gel y me puse colonia, debía estar a la par de mi bellísima esposa, aunque hoy era misión imposible estaba muy hermosa.
Al bajar me esperaba con un par de copas de vino tinto y la comida servida sobre la mesa.
Tome mi copa de su mano y la bese en los labios chocando mi copa con la suya al mismo tiempo a manera de brindis
-        Gracias amor todo luce perfecto, no debiste molestarte sabes que me hubiese encantado sacarte a comer fuera para que no tuvieses que cocinar -
-        Hoy tenía ganas de consentirte así que te prepare el asado que tanto te gusta y pie de manzana - me respondió sonriente.
-        Amor me consientes demasiado, podría mal acostumbrarme - afirme antes de volver a besarla.
La comida estuvo deliciosa, hablamos sobre mi día en el taller y de Embry que casi pierde un brazo por no estar pendiente del seguro del gato cuando levanto un coche, los nuevos proveedores que llegaron a la librería y algunas remodelaciones que quería hacer en la parte del café, en fin nos pusimos al corriente sobre nuestros respectivos días.
Aunque tenía la sensación de que había algo más que no quería decirme no le di importancia, ya me lo diría en su momento. 
Bella sirvió el pie con un poco de helado de vainilla para completar el postre.
Definitivamente cada día era mejor en la cocina, no es que el caso contrario me hubiese hecho quererla menos pero disfrutaba mucho de sus comidas y sus atenciones y ella evidentemente también.
La ayude a recoger y lave los platos, no pensaba dejarme casi tuve que amenazarla para poder sacarla de la cocina.
-        Ve a ver la TV mujer ya te alcanzo - esta vez era yo quien la besaba y la empujaba fuera de la cocina.
-        Está bien - escogeré una película mientras terminas en la cocina. Ahora era ella la que arrastraba los pies hasta la sala, no pude evitar reírme al escucharla.
Vimos Rápido y furioso 4, hasta eso lo había hecho solo para complacerme.
En cuanto termino la película apague todo, la tome de la mano y la encamine a nuestra habitación
-        Ahora me toca a mi complacerla a usted Sra. Black - le susurre al oído mientras subíamos las escaleras.
-        Pero aún queda un regalo más que quiero darle Sr. Black - gimoteo mientras hacia un puchero.
-        Ya me lo dará más tarde o mañana - añadí abriendo la puerta de la habitación para dejarla entrar.
La bese primero tiernamente para luego apoderarme de su boca con mi lengua, su aliento dulce y fresco me lleno los sentidos.
Me aparte de sus labios en busca de aire besando el contorno de su rostro, su cuello, su clavícula para llegar a su hombro empujando con mis labios el tiro de su vestido mientras con una mano le bajaba el cierre y con la otra el tiro contrario dejando caer el vestido, la sentí estremecerse por el roce de la suave tela contra su piel al caer a sus pies.
La recosté en la cama alejándome para mirarla, respiraba agitada y me miraba deseosa.
Llevaba un hermoso conjunto de encaje rojo que la hacía ver endemoniadamente apetecible, que desinhibida se había vuelto con el tiempo, me dejaba mirarla moviéndose para mostrarme todos los ángulos de su anatomía mordiéndose el labio lo que la hacía verse aun más sexy.
Tenía toda la intensión de enloquecerme y estaba a punto de perder el control y lanzarme sobre ella olvidando por completo mis intenciones de satisfacerla más que nunca, cuando una brillante idea cruzo mi mente.
Tome una de sus pañoletas del closet cubriendo sus ojos con ella, comenzó a refunfuñar pero la silencie besándola de nuevo.
Volví a separarme de ella
-        Espere aquí y no se mueva de donde está Sra. Black, ya regreso - su rostro se lleno de curiosidad pero asintió mientras yo salía del cuarto.
-        No se tarde Sr. Black, la paciencia no es mi fuerte - grito para que pudiera escucharle, sonreí.
Corrí escaleras abajo y tome el helado que quedaba de la cena y una cucharilla.
Subí corriendo de nuevo y entré al cuarto mirando que no se hubiese quitado la venda de los ojos.
Comencé a desvestirme lo mas silenciosamente que pude, quería sorprenderla
-        ¿Planeas enloquecerme amor? - pregunto desesperada.
-        Que comes que adivinas mi vida - le respondí entre risas, era sumamente excitante verla así, necesitada de mi.
Coloque el envase junto a la cama y me acerque a ella para ponerla de pie y quitarle las pocas prendas que le quedaban.
Me vi en la necesidad de esquivar sus manos un sin número de veces, no quería que notara mi desnudez, no todavía.
La recosté de nuevo sujetando sus manos sobre su cabeza con una mano y tomando el helado con la otra, evidentemente tuve que descartar el uso de la cucharilla por lo que destape el envase y tome helado con los dedos.
Se derretía rápidamente debido a mi temperatura tan elevada así que lo deje gotear sobre su cuerpo trazando caminos que limpiaba con mi lengua, el frio contacto la hizo erizarse y lleve mis dedos a su boca que los recibió gustosa lamiendo, chupando, mordiendo suavemente.
El ritmo de su respiración aumentaba cada vez más y movía sus caderas arriba y abajo dejando ver sus ganas de tenerme dentro de ella.
Tome mas helado llenando sus pezones para luego devorarlos, baje mis dedos a su entrepierna deslizándolos por sus labios, repetía mi nombre entre jadeos, estaba totalmente húmeda y lista para recibirme.
Jugueteé con su clítoris con el pulgar mientras la penetraba con otro dedo suavemente, se movía desesperadamente y aumente el ritmo de mis movimientos en su centro hasta que llego al orgasmo entre mis dedos.  
Le solté las manos y la levante al tiempo que retiraba la venda de sus ojos, me miro sorprendida por mi desnudez y un brillo picaron apareció en su mirada antes de estamparse contra mis labios desesperada.
-        Te deseo… Jake, hazme el… amor - suplico sobre mis labios con voz entre cortada. 
Baje mis manos por su espalda hasta llegar a sus glúteos apretándola contra mi cuerpo la levante y la subí a mis caderas entrando en ella de una sola vez la sentí gritar en mi boca antes de separarse de mi arqueando la espalda al tiempo que rodeaba mi cuerpo con sus piernas.
Camine hasta pegarla contra la pared y comencé a embestirla repetidas veces
-        Ja…cob, Jake - repetía mi nombre una y otra vez entre jadeos y quejidos que me excitaban sobremanera.
-        Bella, eres… divina amor - logre responder antes de sentirla explotar una vez más alrededor de mi erección arrastrándome con ella en el mas delicioso placer.
Deje caer nuestros cuerpos sobre la cama mientras la besaba por toda la cara.
-        Te amo mi vida - susurre soltando un suspiro al estrecharla más contra mi cuerpo, si es que era eso posible.
-        Y yo a ti amor - me beso de nuevo en los labios dejándose caer a mi lado.
No tardamos mucho en quedarnos profundamente dormidos.

Despertando cada día como esta mañana no podría pedir nada más en la vida, excepto muchos años para disfrutarla.
Bella estaba desnuda con la espalda pegada a mi pecho protegiéndose del frio entre mis brazos, gracias a Dios me había acordado de poner la cama muy cerca de la ventana para dejarla abierta por las noches o habría terminado por matarla de calor.
Me había tomado el tiempo de cuidar todos y cada uno de los detalles de la casa con la única intención de hacer feliz a mi mujer y ella lo era plenamente, me lo decía cada que podía.
Me levante con cuidado, aunque había tenido ganas de despertarla y hacerla mía otra vez en ese mismo momento, mi estomago no estaba para nada de acuerdo con el resto de mi cuerpo y suponía que el Bella estaría en igualdad de condiciones.
Tome mi bóxer del suelo y me lo puse.
Entre rápidamente al baño para realizar las típicas actividades humanas de ese horario.
Casi me caigo al salir del baño por pisar helado que debía haber caído en el piso durante las actividades nocturnas, ya me ocuparía de limpiar todo aquello, ni pensar en dejárselo a ella, había preparado mi comida favorita ayer y me había consentido al máximo, lo menos que podía hacer era encargarme de la limpieza.
Salí del cuarto en silencio y apenas cerré la puerta mi estomago gruño, no estuve consiente de la hora hasta que llegue a la cocina y mire el reloj del microondas eran pasadas las diez, con razón tenía tanta hambre.
Bella no tardaría mucho en despertar y quería sorprenderla con el desayuno en la cama.
Corte algunas frutas, prepare café, rebane algo de queso y tosté unas rebanadas de pan, quería preparar jugo de naranja pero ya tenía demasiada hambre así que serví leche en dos vasos y acomode todo en una bandeja.
Subí de nuevo con la bandeja llena de comida para los dos, estaba casi por desbordarse debido a la porción que serví para mí.
Entre en silencio a la habitación solo para darme cuenta de que Bella ya se había levantado y sonidos provenientes del baño me confirmaron donde estaba.
-        Buenos días amorcito - dije con voz lo suficientemente alta como para que me escuchara.
-        Buenos días mi vida - respondió - ya salgo -
Coloque la bandeja sobre la cama y note el pequeño regalo sobre mi almohada.
-        Gracias amor, no debiste molestarte, con la cena y la noche de ayer ha sido más que suficiente regalo - refunfuñe en tono gracioso - tendré que comprarte algo mas para que podamos estar a la par -
La escuche reírse sonoramente en el baño antes de responderme
-        No será necesario amor, ya me has regalado todo lo que podía querer -
Rompí el papel de regalo y me encontré con una cajita de esas en las que vienen las joyas, me pareció de lo más raro. ¿Bella me había regalado joyas?
Al abrirla me encontré con una notita con la letra de Bella que decía

Feliz aniversario amor mío, este ha sido el mejor año de mi vida. Te amo.
Siempre tuya,
Bella.
              
En cuanto la quite me quede helado, debajo de la nota había una paleta plástica con una ventanita con un signo + dentro, era una prueba de embarazo.
Levante los ojos hacia Bella que me miraba desbordante de alegría desde el marco de la puerta del baño.
-        Feliz aniversario papá - me dijo - ya lo confirme con un análisis de sangre hoy en la mañana, ahora te lo muestro, debo tener más o menos mes y medio según mi cuenta, tengo la cita con el médico el lunes ¿Querrías acompañarme? - una lágrima resbalaba por su mejilla, corrí hacia ella para besarla y luego la levante para quedar con mi rostro al nivel de su vientre para besarlo también, ella reía sonoramente.
-        Por supuesto mi amor, hasta el fin del mundo te acompaño si me los pides - juré - me has dado el mejor de los regalos que nadie pueda darme jamás - lagrimas de alegría bañaron mis mejillas también.
-        Y tú a mi amor mío, un bebe producto de nuestro amor crece dentro de mí ese es el mejor regalo de todos, te amo Jacob Black, te amo -
-        Y yo te amo a ti y a nuestro bebé, Isabella Black - grite lleno de emoción antes de besarla una y otra vez.
*****************************************************************************************
Hola mis amores. Disculpen lo tarde de la actualización pero no tuve internet en todo el día pero ya está aquí el capi de hoy, espero que les guste y recuerden dejar sus comentarios.
L@s quiero mucho,
Gaby Black.

4 comentarios:

AMY CULLEN dijo...

me gusta esta historia, pero megusta mas la del principe volturi ja plisssss actualiza mas seguido adoro esa historia, sigue escriviendo

Mer dijo...

Caer de la noche tú otro lado de la luna es. Subir del día fue tú rayo de sol y así nos muestran al príncipe, sí, al príncipe del corazón. Sigue mi "reina de corazones" Besotes

Yohiro™ dijo...

awwww, casi lloro Y.Y nanai (L)

Anónimo dijo...

P E R F E C T O
woooooow me ENCANTA!!!
que lindo un mini Jake!!!
corriendo por la casa que tierno
aaaaaaaa me encanto Hermaniiiii
tambien me gusto la forma en que
lo conciente bella y definitivamente
yo tambien ubiera puesto
Rapido y Furioso me encanta "saga"
jajajajajajajajaja
tambien me gusto cuando hace el
desayuno ooooooo que CUTE!!!
jajajajajajajaja
ya dije que me ENCANTO el capi???
besos!!!

.....* Gaby Cullen Black *.....