Free Cursors Sondra Twilight Fanfics: Principe Vulturi - Cap IX

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Principe Vulturi - Cap IX



Capítulo IX: Inevitable.

Ahora si le arrancaría la cabeza sin pensarlo ni un segundo, si se atrevía  siquiera a moverse con brusquedad cerca de ella y le arrancaba un solo cabello no me tomaría ni un segundo dejar su cuerpo sin vida tirado en el suelo.
Bella balbuceo algunos sonidos incomprensibles como si iniciara la más amena de las conversaciones con Cayo, que seguía mirándola ahora completamente sorprendido por la actitud nada temerosa de mi pequeña.
Yo estaba aún más sorprendido que él al notar como cambiaban sus emociones hacia ella, un sentimiento de calidez que se me hacia irreconocible por el simple hecho de provenir de su persona, se apodero de su mente al momento que alzo a Bella y la elevo a la altura de su rostro mirándola curiosamente.
Intentaba mantener su mente en blanco para evitar que yo supiese lo que pensaba pero ya era tarde, Bella había logrado lo que con todos los habitantes de la fortaleza, lo había conquistado.
Camino de espacio en mi dirección y me la entrego no sin antes acotar.
-      Deberías ser más cuidadoso con la pequeña, podría lastimarse – lo mire con la boca abierta mientras se alejaba de nosotros, aquello podría haberlo esperado de cualquiera, incluso de Marco, quien se mantenía a raya en lo referente a la niña, pero de Cayo, no me lo podía creer a pesar de haberlo visto con mis propios ojos.
Félix miraba de Cayo a Bella y luego a mí una y otra vez, parecía tanto o más confundido que yo.
-      Bueno Bella definitivamente tienes poderes mas allá de lo imaginable – le bromeaba colocándola sobre mis hombros mientras caminábamos de regreso a nuestras habitaciones.
Félix continuaba con los ojos fijos en nosotros al alejarnos, tan anonadado como había mirado yo a Cayo hacia un par de minutos.
Le di un baño a Bella y después de darle el biberón la deje rendida en su cuna, ya era todo un experto en lo referente a sus cuidados.
Victoria que nos miraba desde la puerta hacía ya un rato, se acerco a mí y me abrazo por la espalda diciéndome bajito para no despertar a la pequeña dormilona.
-      Estoy algo sedienta y me gustaría salir un rato aprovechando que el niñero estrella se ha encargado tan bien de la bebé que dormirá toda la noche – me gire para estrecharla entre mis brazos y roce sus labios con la míos de manera tentadora – Sulpicia estará encantada de quedarse con Bella mientras no estamos – terminó depositando un suave beso en la comisura de mis labios.
-      Me parece una excelente idea, desde que tenemos a Bella casi no salimos juntos de cacería –
Ella fue por Sulpicia, incluso se había dado una especie de amistad entre ellas a causa de la presencia de la bebé.
Corrimos por el bosque jugueteando entre los arboles alejándonos de la ciudad para iniciar la cacería.
Llevábamos más de quince minutos corriendo a toda velocidad, cazándonos el uno al otro por lo que terminamos rodando por el piso en un par de ocasiones.
Era increíblemente relajante estar solos en el bosque, tocándonos y besándonos sin inhibiciones, no es que las tuviésemos en otras ocasiones pero estar al aire libre daba una sensación de extrema libertad.
Pasamos un par de poblados antes de dar con un aroma que llamó realmente la atención de Vicky.
De inmediato y de manera increíblemente sincronizada asumíamos nuestros papeles de depredadores en busca de alimento.
Victoria se movía como un felino al asecho y yo me deleitaba al mirarla, era sumamente excitante verla cazar con movimientos sigilosos y pacientes.
Se concentraba en un joven corpulento que cortaba leña cerca una cabaña que parecía desierta por lo destartalada que estaba.
-      Lo mataré yo mismo si sigues mirándolo de esa forma – bromeé tan rápido y bajo que solamente ella sería capaz de escucharme.
-      Ya te dejare beber de alguna voluminosa joven citadina de esas que tanto te gustan para quedar a mano – vi mi propia sonrisa torcida aparecer en sus labios segundos antes de que se lanzará contra su presa.
Como siempre si no fuese yo un vampiro habría sido incapaz de darme cuenta de lo que sucedía, todo fue demasiado rápido.
Vi volar la madera que cortaba el joven por un lado y el hacha por otro, no era importante evitar el estrepito estábamos a kilómetros de cualquier centro poblado.
Victoria disfrutaba del calor de la sangre que llenaba su boca, su sabor era tan agradable como ella había supuesto y se deleitaba con cada sorbo como si del mejor de los vinos se tratase.
¿Sería eso posible? Al parecer no tendríamos que andar mucho más para que yo también quedase satisfecho.
El ruido del hacha al estrellarse con la pared de la cabaña llamo la atención de la que supongo era la novia del muchacho, salió de la casa cubierta apenas con una camisa de hombre, con el cabello rubio suelto que le caía sobre la espalda algo alborotado, se estiraba mientras caminaba hacia donde se encontraba el chico hacia minutos sin haberse percatado de nada de lo sucedido.
Comenzó a moverse con lentitud al notar el desastre a su alrededor y se quedo helada mirando la escena ante ella con expresión horrorizada.
Me pare detrás de ella a un par de metros, justo en la que seguramente sería su ruta de escape.
Sus pensamientos eran confusos, por supuesto no entendía lo que pasaba ante sus ojos, pobres humanos nunca entienden nada.
Las curvas de esa mujer eran perfectas de haberla encontrado en otras circunstancias, antes de Victoria quiero decir, seguramente me hubiese divertido mucho con su cuerpecito antes de darle fin a su existencia, justo como me la receto el doctor pensé mirándola de arriba a abajo, imaginando su cuerpo desnudo entre mis brazos mientras lo poseía justo antes de beber hasta la última gota de su sangre.
En cuanto supuse se dispondría a huir me quede de una pieza, salto sobre Victoria gritando desesperada por lo que esta dejo caer el cuerpo para enfrentarla tan sorprendida como yo por la reacción de la enloquecida mujer.
Repetía una y otra vez el nombre del hombre que yacía en el suelo con el cuello lleno se sangre mientras Victoria con ligero movimiento de su brazo la envió a volar por los aires cayendo a metros de nosotros.
Como si hubiese caído sobre un trampolín salto de nuevo hacia el cuerpo del hombre, como si no sintiera más dolor que el que le producía creerlo muerto.
Se lanzó de rodillas junto a él arrastrándolo hacia su regazo, un montón de sus recuerdos y sentimientos encontrados llenaron mi mente. Quería matar a Victoria mientras intentaba desesperada que el recobrara el sentido.
Lloraba a mares y una punzada de compasión me invadió sin poder evitarlo, amaba a aquel hombre más que nada en el mundo.
Levanto el rostro en busca de ayuda y su mirada se encontró con la mía.
-      Ayúdenos por favor, se lo suplico – imploraba al tiempo que lo estrechaba más contra ella – por favor señor, no lo deje morir –
Me acerque a ella y me incline buscando su cuello para terminar de una vez con aquella agonía que compartíamos.
-      Tranquila, todo habrá terminado dentro de poco – le asegure justo antes de clavar mis dientes en la tierna y suave piel de su cuello.
Tal como imaginaba, su sangre era una delicia y calmaba mi sed con cada trago mientras su mente se llenaba de pensamientos sin sentido para luego quedarse en blanco, desconectada, muriendo.
Faltaba poco para que muriera cuando de pronto el cuerpo del hombre comenzó a convulsionarse junto a nosotros. La solté de inmediato y mire a Victoria que observaba todo con los ojos como platos.
-      ¿Se está convirtiendo? – preguntó insegura con los ojos fijos en él. pronto los gritos desgarradores de él rompieron el silencio – mátalo Edward por favor, no dejes que se convierta en un monstruo como yo, no puedo hacerle esto a nadie – me grito antes de echarse a correr alejándose de la escena, alejándose de mí.
-      Victoria – apenas llegue a musitar su nombre cuando ya la había perdido de vista.
No tarde un segundo en ir tras ella, seguir su rastro era sencillo para mí, su aroma me llamaba tal como la primera vez que la tuve cerca, el día que la conocí.
La encontré sentada en una roca con la mirada perdida hacia el horizonte, lloraba sin lágrimas pero como una niña pequeña.
-      Ni por un minuto pienses que no agradezco a lo que sea que te puso en mi camino el estar contigo – sollozaba aún sin mirarme – te amo más que a nada. Tu y Bella son lo único que hace posible continuar con esta existencia detestable. Soy un monstruo Edward, arranco la vida de las personas y peor aún disfruto al hacerlo –
-      Vicky amor – susurre acercándome a ella – daría lo que fuera por evitarte cualquier sufrimiento – la estreche contra mi pecho y la deje desahogarse unos minutos antes de continuar – yo tampoco elegí esta vida, o lo que sea, para mí. Solo aprendí a vivirla o eso creía yo – levante su rostro para poder mirarla a los ojos – solo puedo llamarle vida desde que te tengo a mi lado, aunque sé que soy un completo egoísta jamás dejare de agradecer el tenerte junto a mí y hare lo que sea para conservarte a mi lado –
-      Vámonos Edward, llevémonos a Bella y comencemos una nueva vida lejos de aquí – me miraba suplicante – debe haber otra forma de sobrevivir sin asesinar, ya no quiero ser un monstruo -
La mire fijamente, en sus ojos brillaba la esperanza.
Solo logre asentir mientras la imagen de mi padre apareció en mi mente haciendo que me doliera el pecho terriblemente, de nuevo le haría sufrir y sabía perfectamente que este sería el peor daño que podría causarle.
Aquí estoy, se que las tengo abandonadas pero discúlpenme. Sinceramente entre el trabajo y los pendientes del matrimonio no tengo tiempo de nada más. Pronto estaré de vacaciones y prometo dedicarme más al blog y a mis fics.
No sé si podré actualizar los próximos días me disculpo por anticipado si no puedo, pero pronto volveré y les recompensaré por si apoyo y su infinita paciencia.
L@s quiero mucho.
Image and video hosting by TinyPic
  

3 comentarios:

Mer dijo...

Gracias mi Gaby! Genial, como siempre.
Personajes e inquietudes, ansiedad y verdades se mezclan para dar paso al amor sin limites, a la entrega, al ser. Besotes mi "reina"

Anónimo dijo...

Hermaniiiiiii
jajaja
me encanto el capi
me gusta el Edward niñero
so CUTE!!!
quienes seran a los que
dejaron tirados ¬¬
jejejeje
BUENISIMO COMO SIEMPRE
ujuuu
:P
besos

.....* Gaby Cullen Black *.....

Ash Cullen dijo...

Buenisimo el cap mi Gaby...
arggg... que emocion la proxima desicion de Edward y Vicotoria...
¿se encontraran a los Cullen por alli?
Quienes será los campesinos que convirtieron??
arggg que emocion..
me muero por leer el proximos cap preciosa...
Besos y como siempre excelente y perfectisimo el capitulo...