Free Cursors Sondra Twilight Fanfics: Rayitos de Sol - Capítulo III: Primera vez.

lunes, 12 de octubre de 2009

Rayitos de Sol - Capítulo III: Primera vez.



Capítulo III: Primera vez.
-        Bella POV -

-        ¿Se puede saber a dónde me lleva Sr. Black? - pregunte tratando de remover la venda que cubría mis ojos.
Habíamos entrado a alguna parte y subido escaleras, definitivamente no era la casa de Billy pero me parecía que no recorrimos suficiente distancia en el auto como para haber salido de la reserva.
-        Sra. Black tenga un poco de paciencia - me respondió tomando mis manos entre las suyas para que no descubriese mis ojos - bueno debo decir que es una virtud escasa en ti mi amor, pero por favor espera unos minutos aquí y sin hacer trampas ¿Entendido? - asentí haciendo un puchero.
Después de unos cuantos minutos un fuerte olor a flores me entro por la nariz cuando escuche que se abría una puerta que debía estar frente a mí, sentí a Jake acercarse a mí para remover la venda diciendo
-        Espero disfrute la sorpresa Sra. Black -
Al abrir los ojos me encontré en la entrada de una habitación llena de rosas blancas y velas encendidas, toda la iluminación eran velas pero había tantas que podía ver claramente todo en el cuarto.
Una gran cama con dosel dorado y un hermoso edredón blanco estaba contra la pared frente a mí, una peinadora y un mueble alto con gavetas hacían juego con las mesas de noche junto a la cama, no era una habitación muy grande pero todo estaba muy bien distribuido dentro de ella lo que la hacía ver más amplia. Las paredes pintadas de lavanda claro daban una sensación pacifica.
La cortina blanca con detalles florales que cubría la gran ventana tras el espaldar de la cama estaba abierta, dejaba ver los arboles del que suponía seria el patio trasero.
Una de las paredes laterales a la cama había un closet y una puerta que debía ser la del baño. Podía recordar algunos de los muebles en los catálogos que Jacob solía enseñarme con el pretexto de conocer mis gustos en decoración, debí haberme imaginado que se traía algo así entre manos.
-        Bienvenida a su nueva casa Sra. Black - me susurro al oído  - espero te guste -
-        Me encanta amor, lo poco que he visto - le respondí mientras me giraba para besarlo - ¿me dejaras ver el resto de la casa? - pregunte aunque bien conocía la respuesta.
-        Mañana podrá ver todo Sra. Black, ahora tenemos cosas más importantes en que ocuparnos -
Se acerco y me beso tiernamente, rodee con mis brazos su cuello y lo apreté mas a mí.
A regañadientes lo deje separarse de mi cuando se movió, ya había esperado demasiado por esta noche, me tomo de la mano y me guio al baño
-        Pienso que te gustaría tomar un baño y aunque muero de ganas de acompañarte terminaría arruinando la noche por la desesperación así que hare lo propio en el otro baño. Ah sí sorpresa amor tenemos 2 ½ Baños. Espero esto complazca sus exigencias Sra. Black - mi esposo me hablaba lleno de ternura.
Estaba tan feliz o casi tan feliz como yo. Jamás pensé que llegaría a agradecerle a Edward el haberse marchado, de no ser así nunca hubiese conocido esta felicidad tan plena y ni lo que aun me faltaba por vivir.
-        Leah trajo tu maleta y algunas de tus cosas personales están junto a la cama - me beso suavemente y salió de la habitación.
En ese instante los nervios se apoderaron de mí, recordé porque estábamos aquí, sería nuestra primera noche como marido y mujer, nuestra primera noche juntos, sería suya y el mío por primera vez.
Realmente era tonto para cualquiera pensar que en esta época alguien se casara virgen y menos aún ambos miembros de la pareja, estaba segura que de hacerlo del conocimiento público entraríamos a libro de records Guinness.
Al principio de todo, cuando Edward se fue, no pensé nunca que sería capaz de desear entregarme a alguien de nuevo, en realidad creí que no volvería a desear nada. No tenía esperanzas o anhelos mucho menos deseos de ningún tipo.
Cuando acepte a Jake me prometió que esperaría por mí, hasta que estuviese lista para él, no me presionaría ni me exigiría nada que yo no quisiese darle. Incluso aseguro que dejaría que fuese yo quien tomase la iniciativa, el estaba listo para mí y solo yo decidiría el cuándo entre nosotros.
A medida que mis sentimientos por él fueron creciendo y haciéndose cada vez más fuertes, el deseo de su cuerpo se incrementaba a pasos agigantados.
Como no desear fundirse con el calor de su cuerpo perfecto, perderme entre sus besos y caricias hasta explotar entre sus brazos.
Cada día se me hacia mas difícil resistirme a él, no sabía qué hacer ni como para seducirlo, me ingenie un par de planes que terminaron siendo un rotundo fracaso mas por mi timidez que por cualquier otra cosa.
Opte por la que para mí era mejor opción hablarle directamente, decirle que ya estaba lista y que quería ser su suya, su mujer.
Recuerdo como se ilumino su rostro y pensé que me arrancaría la ropa en ese mismo instante. De repente un dejo de tristeza se pinto en su rostro y me miro antes de decirme
-        Bells Amor, no quiero hacer esto, no hoy - casi me da un infarto ya no me deseaba, había agotado su paciencia y ya era demasiado tarde. Comprendió la expresión en mi rostro y continuo mientras acariciaba mi mejilla - no me malinterpretes amor, te deseo más que a nada en el mundo, pero quiero que todo sea perfecto entre nosotros y si ya hemos esperado tanto ¿Nos mataría esperar un poco más? Quisiera que nuestra primera vez ya fueses mi esposa ¿Crees que podrías esperar un poco más? - quise pedirle que escapáramos de inmediato a Las Vegas, pero la idea de hacer del inicio de nuestra vida juntos algo tan especial me pareció encantadora, seria paciente.
No fue nada fácil para ninguno de los dos, flaqueamos unas cuantas veces pero lo logramos.
En menos de dos semanas me propuso matrimonio y por fin hoy estábamos aquí, a punto de sellar nuestro amor de la forma más romántica posible, nuestra primera noche de casados juntos por primera vez en nuestra nueva casa. ¿Podría acaso ser más perfecto?
Tome una rápida ducha y seque un poco mi cabello para que no fuese imposible de peinar en la mañana.
Coloque la maleta sobre la cama para buscar la bata de seda negra que había comprado para la ocasión, había intentado un par de veces comprar algo arrebatadoramente sexy, más bien Leah me obligo a intentar pero no pude.
Al abrir la maleta lo primero que vi fue una bolsa que reconocí como de la tienda de ropa interior donde había comprado la bata, estaba segura de que no lo había colocado allí puesto que había sacado la bata en casa de Charlie y desechado la bolsa, lo recordaba claramente.
Note una pequeña tarjeta y la letra de Leah salto ante mis ojos.
Como sabia que eres una soberana cobarde, resolví decidir por ti lo que usarías hoy amiga mía.
 Te quiero, Leah.
P.D: Mañana te regreso la bata.
Comencé a imaginar qué clase de cosas propias de películas para adultos contendría el paquete frente a mí, sentí la sangre subir a mi rostro antes de voltear el contenido cobre la cama.
Un conjunto de corpiño negro y blanco cayó sobre el edredón, era la perfecta combinación de encaje y seda, muy sexy pero a la vez poco revelador acompañados de una bata a juego totalmente transparente. Hay que ver lo mucho que Leah había aprendido a conocerme en estos años, era algo que sabía que yo no compraría pero que de tenerlo a la mano usaría para Jake.
No había todo lo que esperaba, solo algunos aceites corporales comestibles y crema chantillí, seguro habría fresas en la nevera.
Ya me ocuparía de agradecerle cuando tanto ella como Emily me interrogaran para saber todos los detalles de mi primera noche como la Sra. Black.
La Sra. Black Wow no lo podía creer.
Coloque los aceites y la crema chantillí en una de las mesas auxiliares junto a la cama, no quería que Jake pensara que todo aquello había sido idea mía.
Termine de vestirme y peinarme, me puse colonia y pinte mis labios con un brillo muy claro, en realidad quería verme sexy para mi esposo.
No puedo negar que me sentía bastante incómoda por la poca ropa pero al verme al espejo estuve segura de que lo enloquecería.
Un leve toque a la puerta precedió a la voz de Jacob
-        ¿Puedo pasar Sra. Black? -
Di un brinco, no sabía que hacer, donde ponerme, estaba sumamente nerviosa.
-        Un momento por favor - respondí mientras daba carreras de un lado al otro de la habitación.
Decidí sentarme en la orilla de la cama, cualquier pose sexy que tratase de aparentar me haría sentir completamente fuera de lugar.
-        Ya puede pasar Sr. Black -
Abrió la puerta y su mirada se encontró con la mía antes de desplazarse por todo mi cuerpo yo hice lo mismo, como cosa rara traía el pecho descubierto y solo el pantalón de un pijama de seda blanca, estaba segura que la mano peluda de mi mejor amiga había tenido que ver con eso también, sentí mis mejillas arder.
El color del pantalón resaltaba el cobrizo de su piel haciéndolo lucir endemoniadamente sexy y apetecible.
Estiro su mano hacia a mí para ayudarme a ponerme de pie, me hizo girarme frente a él y silbo a modo de cumplido.
-        Wow Sra. Black debo dar gracias a Dios por ser el Sr. Black o sino en este momento tendría que llamar a la policía, los bomberos o cualquier otra fuerza del orden público que conozca para que la salvase de mí.
Me apretó contra su cuerpo ardiente y beso con suavidad mi frente, mi nariz, mis dos mejillas, mi barbilla, el contorno de mi mandíbula. Creo que intentaba que le saltara encima cuando comenzó a intercalar los besos y el roce de su lengua por la piel de mi cuello.
Apenas podía mantenerme de pie, olvide como hablar o incluso respirar, mis pensamientos eran totalmente incoherentes y mis manos eran entidades independientes que se adueñaban de cada centímetro del torso desnudo de Jake sin que yo tuviera voz y voto en el asunto.
Comencé a buscar su boca con evidente desesperación y el esquivaba mis labios con premeditación colocando los suyos en cada rincón de mi piel que le era accesible.
Sentí como movía sus manos por mi espalda recorriendo el contorno de mi cuerpo para llegar a mis caderas en busca de la cinta que mantenía cerrada la bata, se separo de mi cuerpo apenas lo suficiente para desatarla y abrirla metiendo sus manos debajo.
Dejo de besarme para poder mirar como sus manos recorrían de nuevo mi cuerpo ahora hacia mis hombros, al pasar cerca de mis pechos apenas rozo el corpiño de manera que su piel no me tocara pero que pudiera sentir su calor en mis pezones.
Sentí como la humedad bañaba mí entre pierna y los espasmos recorrían todo mi cuerpo, insistí en buscar sus labios pero seguía evadiendo los míos.
Al llegar a mis hombros tomo la bata y la bajo rozando con la tela y sus manos toda mi piel para dejarla caer a centímetros de mis glúteos. 
Quería enloquecerme y por Dios que lo había conseguido.
Desabrocho el corpiño lentamente, rozando con el dorso de sus manos la piel a su paso y lo hizo a un lado dejando mis pechos al descubierto, los contempló lleno de deseo y comenzó a acariciarlos por los alrededores apenas rozando rápidamente mis pezones. No pude evitar jadear cada vez que lo hacía.
Estaba cada vez más necesitada de sus labios y él seguía negándomelos, este era un juego que podíamos jugar los dos así que luche por recuperar un poco el control no había dejado de acariciar la parte superior de su cuerpo y comencé a bajar mis manos por su estomago justo hasta la orilla de su pantalón dejando pasar mis dedos un poco dentro de él para volver a subirlas lo escuche jadear repetidamente, volví a hacerlo un par de veces dejando que mis dedos entraran cada vez un poco más. Estaba logrando mi cometido el también comenzaba a desesperar.
Mis manos entraron de nuevo en su pantalón llegando aun más lejos y me quede de una pieza al notar que no llevaba ropa interior y su erección se encontraba a centímetros de mis manos. Lo sentí estremecerse, lo había conseguido busco mi boca y me beso con desesperación para luego volver a castigarme.
Me giro de espaldas a él y me recostó sobre la cama, lo sentí montarse a horcajadas sobre mi mientras depositaba suaves besos y acariciaba mi espalda y mi cuello.
Su erección estaba justo sobre mi trasero y se movía para hacérmela sentir.
Perdí por completo el control y comencé a gemir repitiendo su nombre como loca.
Me giro sin levantarse y aplasto sus labios contra mis pechos, comiéndolos de uno en otro, mordiendo muy suavemente mis pezones.
Clave mis uñas en su espalda y un gruñido escapo de su garganta antes de acallarlo contra mis labios, mi boca lo recibió agradecida, estaba ansiosa y necesitada de sus besos y nuestras lenguas danzaron a un ritmo que bien conocíamos.
Su mano llego debajo de mi ropa interior y uno de sus dedos acaricio mi clítoris haciéndome escapar de sus labios al arquear mi espalda.
Saco la mano y se levanto halándome hacia la orilla de la cama dejando que mis pies tocaran el suelo mientras el resto de mi cuerpo seguía en la cama.
Me quito la única prenda que aún quedaba sobre mi cuerpo y me contempló desnuda ante él por unos segundos antes de susurrar con voz entrecortada
-        Eres mucho más hermosa de lo que nunca pude imaginar, mis sueños no te hicieron justicia -
Se arrodillo frente a la cama entre mis piernas y acerco su cara a mi centro para comenzar a beber de mí.
El calor de su aliento y los movimientos de su lengua me llenaron del más infinito placer. Solo lograba gritar su nombre entre gemidos. Lleve mis manos a su cabello para acercarlo más a mi justo antes de llegar a la gloria.
Siguió lamiendo unos segundos más, mi cuerpo temblaba antes de ponerse de pie. Su expresión era triunfal, relamía sus labios mientras detallaba mi cuerpo una vez más de arriba abajo.
Subí por completo en la cama y le señale para que se recostara a mi lado.
Bese sus labios, baje por su cuello, su pecho y estomago. Al llegar a su vientre tome su pantalón y lo baje dejando su cuerpo completamente descubierto para mí.
Apenas me dio tiempo de observarlo un poco, mi imaginación se había quedado muy corta, era mucho más imponente de lo que nunca habría logrado imaginar, me halo hacia él para besarme y me monte sobre él rozando con mi entrada su excitación. Gemía con locura en mi boca y levantaba sus caderas buscando entrar en mi cuerpo.
Me acomode para dejarlo entrar y dejo de moverse para permitirme controlar el momento, no quería lastimarme.
Comencé a bajar lentamente haciéndolo entrar poco a poco para adueñarse de mí, estaba desesperado bajo mi cuerpo pero no se movió, me dejo continuar a  mi ritmo.
Era un dolor intenso pero no se comparaba al deseo de tenerlo por completo dentro de mí.
Deje de moverme para pasar el dolor, cuando cesó moví mi cadera arriba y abajo para indicarle que estaba lista.
Coloco sus manos a los lados de mis caderas moviéndose para entrar y salir de mi cuerpo.
Arquee mi espalda y coloque mis manos a los lados de sus piernas dándole espacio para penetrarme más profundamente. Acompase mis movimientos con los de él pero haciendo círculos contra su vientre.
Su calor dentro de mí era una sensación incomparable, me sentía completa.
Lo sentí aumentar la velocidad de sus movimientos y el ritmo de su respiración se hizo más descontrolado, estaba a punto de venirse y me lance contra su rostro para besarlo alcanzando juntos el orgasmo.
-        Te amo Jacob Black - gemí dejándome caer sobre él.
-        Yo también te amo Isabella Black -
Me apretó contra su pecho y nos quedamos así, uno sobre el otro, el aun dentro de mí llenándome de su calor, disfrutando el cansancio por habernos amado tan intensamente.

 
*************************************************************
Hola mis amores, mi primer Lemmon Bella/Jacob espero lo hayan disfrutado, sé que no a todo el mundo le gusta esta pareja pero es simplemente un y si…
Dedicado a Kokoro, Naty y Mer como inicio de las celebraciones de sus respectivos cumpleaños.
Déjenme sus comentarios,
L@s Amo.
Gaby Black.



6 comentarios:

LAP dijo...

holaa gaby hermoso el capi a mi me encanta la pareja seria la ideal si no seguiriamos el trajecto de la historia XD me encanta todo lo que escribes y el nuevo fondo del blog mui original y hermoso a pesar de tod jaajj me encanto
jajja bueno estoy expectativa de como seguira esta historia ..muii buenos tus fics en serio sos una grande!! besitoss

LAP ..

Mer dijo...

Si el amor lleva a la locura sin duda es mi Gaby quién, en loco frenesí, hace de esa locura una pasión arrolladora. Si este fue el primer lemmon cómo serán los siguientes!. Es la pareja perfecta para mi Gaby y eso es más que suficiente, mayúsculo. Gracias por el regalo mi reina,"reina de corazones". Besotes miles.

Yohiro™ dijo...

awww lo ame (L) no habia leido ninguna historia con esta trama asi que me tienes enganchada ;D esperando por mas *--*

Beu de Spunk dijo...

Ah canijo!
No digaaas, me encanto :D

Anónimo dijo...

waaaaaaaaaaaaaaaaa
dios !!!
me SUPER ENCANTO
wooooooowwwwwww
tengo calorsin
jajajajaja
besos

.....* Gaby Cullen Black *.....

Anónimo dijo...

buské por todos lados un fic de jake/bella y por fin lo encontré!!!!

(vengo del blog de koko XD)

GRACIAS ESTÁ MUY LINDO, SIEMPRE KISE SABER COMO HUBIRA SIDO LA HISTORIA ENTRE JAKE Y BELLA!!!

KISS

atte: chilenita!!