Free Cursors Sondra Twilight Fanfics: FIN DE SEMANA DE LOCURA

viernes, 11 de septiembre de 2009

FIN DE SEMANA DE LOCURA

DEDICADO A LA SANTA LEMMONERA KOKORO, ESTO LO APRENDI DE TI JEJEJE Y A TODAS LAS NTLS ESPECIALMENTE NATY Y JOY. PRIMERA VEZ ASI QUE ESPERO LO DISFRUTEN. CUENTENME QUE LES PARECE.
BESITOS.




 LEMMON LEMMON LEMMON LEMMON
Afuera se escuchaba sonar con insistencia la bocina de un carro, mientras por las escaleras sonaban los pasos apresurados de Edward que se dirigía a la puerta mientras gritaba a su hermana,
-          Vamos Alice que ya vamos tarde y ese hombre está desesperado.
La escucho rezongar en el piso de arriba algo que no pudo entender mientras abría la puerta para ver a su mejor amigo con ojos desesperados que le gritaba que se apresurara.
-          Edward puedes apresurar a Alice aun debemos pasar por  Rose y Jazz que me han llamado ya un millón de veces.
Lo vio voltear los ojos en señal de desesperación y solo logro sonreír antes de responderle en tono de disculpa
-          Que puedo hacer Jake conoces a Alice, jamás puede estar lista a tiempo.
Diez minutos después…
-          Jake me tienes a las carreras – dijo Alice regresando la mente de su hermano al presente.
-          ¡¡¡A las carreras Dios!!! Pero si tengo más de veinte minutos aquí. Definitivamente si es por ti no saldríamos nunca – respondió este sonriente.
Pasaron por Rosalie Hale y su hermano Jasper, eran rubios muy parecidos entre sí, Rose era bellísima, con un cuerpo exuberante y un cabellos espectacular, toda una reina de belleza, Jasper era la versión masculina de la misma. Los esperaban sentados frente a la casa. Se saludaron rápidamente mientras montaban las cosas en la vieja camioneta de Jake. Los autos de los Cullen eran mucho más lujosos y cómodos que la vieja wagoneer de  Jake, pero él y Edward habían pasado meses restaurándola en el garaje de los Black y este seria de alguna manera su viaje inaugural, por lo que todos habían estado de acuerdo en viajar en ella, claro sin olvidar una caja de herramientas muy bien surtida en caso de alguna eventualidad.
Eran las vacaciones de primavera y los chicos tenían semanas planeando este viaje a la playa donde acamparían tres días. Se dirigían a California, sería un viaje largo por lo que salieron el jueves muy temprano. Ya tenían un itinerario muy puntual de paradas y turnos para conducir hecho por Alice, quien había sido la primera en retrasarlo.
Conversaron alegremente las primeras horas de viaje antes de hacer la primera parada donde estiraron las piernas y cambiaron de conductor. Edward paso al volante y Jake se tiro a dormir en la parte de atrás.
-          Les agradezco no besuquearse mientras estoy cerca de ustedes- replico Jake mirando divertido a Alice y a Jasper- me despertaría horrorizado de pensar que me rozan en su manoseo - concluyo con una carcajada.
El viaje continuo tranquilo entre bromas y risas. Pasaron la noche en un hotel de la carretera, no muy lujoso pero bastante limpio y acogedor, los chicos en una habitación y las chicas en otra. La única pareja entre ellos eran Alice y Jasper y aunque había parecido que sería imposible separarlos estaban demasiado cansados por el viaje para discutir y cada grupo se dirigió a su cuarto.
-          Oh Alice!!!! ¿Será posible que alguna vez tu hermano me mire con otros ojos? – dijo Rose con voz entrecortada mientras recordaba la primera vez que lo vio.
Las chicas tenían alrededor de 2 años siendo amigas, desde que se habían conocido en la universidad. El día de la primera visita de Rose a casa de los Cullen al tocar el timbre ahí estaba él, con unos bellísimos ojos verdes que la miraban con curiosidad mientras ella abría la boca sin pronunciar palabra. Era una aparición, cumplía la descripción literaria de los dioses griegos al pie de la letra y era real, si estiraba la mano lo tocaría, no conseguía articular palabra alguna y él aun mas expectante la miraba con preocupación.
La voz de Alice a su espalda lo hizo reaccionar y se aparto para dejarla saludar a su amiga.
-          Rose te estaba esperando- dijo Alice mientras los miraba con cara entretenida – veo que ya viste a mi hermano, el es Edward- dijo con una sonrisa picara en los ojos.
El estiro su mano hacia la suya para estrecharla y mostro una sonrisa que dejo ver su inmaculada dentadura que la deslumbro. Desde ese día Rose suspiraba por el todos los días sin aparente interés de su parte. Siempre había una escusa para visitar a Alice y casi siempre Edward estaba allí lo que era un beneficio extra del tiempo que compartía con su amiga.
-          Que más quisiera yo Rose, nada me haría más feliz que verlos a ti y a Edward tan felices como somos Jazz y yo.- respondió Alice interrumpiendo sus recuerdos
Alice había tenido más suerte con el hermano de Rosalie quien había caído a sus pies el mismo día que la vio y estaban juntos desde entonces. Verlos daba nauseas era demasiado amor junto tanto que empalagaba.
-          Pero tranquila amiga que tu caballero de brillante armadura esta a la vuelta de la esquina, lo presiento – termino sonriendo.
Rosalie le respondió con una sonrisa sincera aunque no llego sus ojos.
Se podían escuchar las carcajadas de los chicos en la habitación contigua y fruncieron el ceño con cara de noche larga.
A la mañana siguiente continuaron su camino, ya estaban bastante cerca de su destino. Llegaron a tiempo para instalarse y aun disfrutar un poco de la tarde en la playa. Ya habían varios grupos instalados pero fue fácil encontrar un plano cómodo para instalar el campamento.
La familia Cullen solía salir mucho de campamento cuando los chicos eran más jóvenes y Jake los acompañaba en la mayoría de las excursiones, así que para ellos fue muy sencillo instalar todo y en un par de horas estaban listos para comenzar las que debían ser las mejores vacaciones de sus vidas.
Habían pasado la mayor parte de la tarde disfrutando de la playa y conociendo  a las personas de los grupos cercanos al suyo.
Había un par de chicas que no quitaban sus ojos de Jacob y Edward mientras jugaban con raquetas de playa en la orilla, cada vez se acercaban mas al grupo y al final terminaron golpeando a Jake con la pelota. Una de la chicas se acerco con una sonrisa picara diciendo
-          oh!!! Disculpa lo torpe de nuestro juego espero no te hayamos lastimado.
Su sonrisa se hizo más insinuante como podría una pelotita insignificante hacer siquiera cosquillas en aquel cuerpo moreno, musculoso y firme. Era realmente ardiente y no perdería la más mínima oportunidad de acercarse a él.
-          No te preocupes – respondió el con sinceridad – solo me has tomado por sorpresa.
La miro de arriba abajo con marcado descaro lo que arrugo el ceño de los compañeros de grupo de ella que observaban sin disimular su disgusto la escena, gesto que el ignoro por completo, pero como no hacerlo era bonita con la piel bronceada que dejaba notar que ya tenía un par de días aquí, un cabello rubio rojizo que llegaba a los hombros liso y brillante, el cuerpo bastante bien formado con todo en su lugar. Definitivamente la idea de este viaje había sido estupenda se pensó para sí mismo.
Ella estiro la mano para tomar la pelota mientras seguía sonriendo de forma aun más insinuante al notar como miraba él su cuerpo.
-          Hola, mi nombre es Tanya –  rosando su mano al tomar la pelota – y ella es mi amiga Irina – dijo señalando a la rubia que corría hacia ellos sin dejar de mirar a Edward.
-          Un gusto conocerlas chicas – respondió  Jake – ellos son mis amigos Edward, Jasper, Alice y Rose.
-          Mucho gusto chicos – respondió con sonrisa amable, ellos asintieron en su dirección, pero ella no aparto la mirada de Jacob – ¿y tú eres?
-          ¡¡¡Oh claro!!! Yo soy Jacob Black, es un placer Tanya.
Rosalie entorno los ojos observando la escena y decidió caminar por la playa un rato. Alice trato de detenerla pero al ver como Irina caminaba hacia Edward prefirió dejarla ir.
-          No te alejes mucho Rose – fue lo único que alcanzo a decirle. Ella asintió y se alejo.
-          Edward ¿no? – pregunto Irina estirando su mano hacia él.
El asintió y tomo su mano para saludarla algo incomodo aunque logro esbozar una pequeña sonrisa. Ella era una belleza, parecía una modelo, con el cabello rubio casi blanco que le llegaba a la barbilla y partido en el centro, peinado perfectamente aun estando al viento y unas curvas muy bien distribuidas en su esbelta figura apenas cubierta con un diminuto bikini rojo. A pesar de esto no era el tipo de chica que le cortaba la respiración, de hecho no había ninguna chica que le hiciera sentir algo especial, al menos aun no la había conocido.
Para Jake todo era más sencillo, el siempre fue el más coqueto de los dos amigos y le era fácil relacionarse con la chicas.
Se acercaba la noche y comenzaron a encenderse fogatas en la playa. Se sentaron todos alrededor de la suya y conversaron tranquilamente. Jasper y Alice se ocuparon de la comida ella no dejaba de mirar hacia la playa en busca Rosalie que aun no regresaba.
-          Y dime Jacob ¿alguien te espera de regreso en casa? – pregunto Tanya sin tapujos.
Jake la miro con los ojos como platos, esta chica no se anda con rodeos pensó, antes de contestarle.
-          Pues vivo con mi padre así que supongo que me esperara de regreso- dijo esto a sabiendas de que no se refería para nada a familiares de ese tipo.
Ella sonrió pícaramente y se acerco un poco más a su rostro antes de hablar y sin dejar nada al azar esta vez
-          Bueno ¿y tu novia no te acompaña en este viaje?
-          Directo al grano ¿no? Pues no tengo novia si es lo que quieres saber.
Uf!!! Perfecto pensó ella ya podría yo ocupar esa posición y se acerco aun mas a su costado simulando sentir frio.
Los  amigos de las chicas miraban con caras largas pero no se acercaron. Entre tanto Irina conversaba con Edward de manera menos incitante aunque con una evidente emoción en los ojos.
-          ¿Te gustaría caminar un rato por la playa?- le pregunto.
El asintió y se dispuso a caminar. Era agradable estar en su compañía. Hablaron de todo un poco. Edward siempre había disfrutado de los buenos libros y al parecer ella compartía sus gustos. Sabía algo de deportes pero más bien parecía ser lo que las chicas apenas dicen para no quedar mal con los chicos, el no era fanático de ningún deporte en especial así que el tema le pareció hasta un poco aburrido. Una vez a distancia del grupo ella se sentó en la arena mirando hacia el mar, ya había anochecido y el reflejo de la luna daba claridad suficiente para ver el horizonte, era un espectáculo a la vista. Ese mismo reflejo iluminaba el increíble rostro de Edward que completaba el cuadro como si fuera parte natural de tanta belleza, lo miro embobecida por un rato hasta que el volteo a mirarla y le sonrió. Ella poso su cabeza en el hombro de él y le pregunto
-          ¿en qué piensas?
-          En nada en especial- le respondió- en lo hermoso del paisaje, la tranquilidad del mar, estaba divagando dentro de mi mente.
Realmente él era demasiado profundo, demasiado serio para ella, así que a pesar del desperdicio que su belleza podría significar no creía que valiera la pena intentar tener con el más que una amistad, lo que parecía fluir con facilidad entre ellos. Hablaron un rato más y decidieron regresar al campamento.
A su vez Tanya no pensaba dejar escapar a Jake por ninguna circunstancia, bromeaban ahora con Jasper y Alice sentados junto a ellos, ella no dejaba pasar la oportunidad de rozar su piel y el no pasaba desapercibido el gesto. El realmente no buscaba nada serio y esas tampoco parecían ser las aspiraciones de Tanya pero no sería él quien impidiera que disfrutaran el momento como ella quisiera.
-          Muero de hambre – escucharon decir a Edward que se acercaba junto a Irina.
-          Por fin regresaron – dijo Alice – ahora me pregunto donde se habrá metido Rose quería esperarlos a todos para cenar.
-          Mejor no esperemos mas – añadió Jasper – la comida se va a enfriar, en cuanto hayamos comido iremos a buscarla.
-          No se preocupen por  mi ya estoy aquí y también estoy a punto de desmayar por el hambre – dijo Rose ahora sonriente llevándose la mano a la frente simulando un desvanecimiento.
Alice levanto el rostro para mirarla y abrió la boca para preguntarle donde había estado cuando vio dos personas que caminaban detrás de ella. Todos levantaron el rostro para ver al chico que venía más cerca y que no dejaba de echarle miraditas de soslayo a Rose que estaba realmente ruborizada, era inmenso y musculoso, cabello negro corto casi al rape, con ojos brillantes y amplia sonrisa. Su cara era la de un chico bonachón y  se acerco a ellos a saludar con simpatía.
-          ¿Qué tal chicos? Soy Emmett McCarty.
Extendió la mano a todos en el círculo sonriendo y todos respondieron el saludo y dijeron sus respectivos nombres.
De repente recordaron que otra persona los acompañaba, ella dio un paso al frente y saludo
-          Hola, soy Bella Swan.  Es un placer conocerlos - dijo sonriendo alegremente.
Tanto Jake como Edward miraron a aquella chica como nunca habían mirado a nadie antes. Era blanca, mucho en realidad, con unos hermosísimos ojos chocolate y su cabello castaño suavemente ondulado caía en cascada a mitad de la espalda. Tenía un muy buen cuerpo, no con la exuberancia de Rose o de Tanya pero en conjunto era muy hermosa, había algo en ella que los enloqueció en ese mismo momento, olía a fresas y sonreía tranquilamente mientras miraba a todos.
Tanya noto de inmediato la forma en Jake miro a la recién llegada y la odio, a pesar de que el la había mirado insinuantemente la primera vez ni por un segundo la vio como a ella.
-          ¿Nos acompañaran con la cena chicos? – dijo Alice mirando a Emmett y a Bella sonriéndoles.
-          Pues no me caería nada mal algo de comer – contesto Emmett y se sentó bruscamente al lado de Rose que acababa de sentarse también.
-          A mí también me gustaría algo de comer si no es molestia- respondió Bella.
-          Para nada, es excelente conocer gente nueva- añadió Alice mirando pensativa a Rose que seguía sonrojándose por la mirada de Emmett.
Cenaron todos tranquilamente los hotdogs que prepararon Alice y Jazz, las risas no dejaron de escucharse. Se escuchaba la música de unos coches que estaban en el estacionamiento de la playa, la gente solía reunirse allí para tomarse unos tragos y conversar. El ambiente era agradable aunque algo frio. Tanya aprovechaba la situación para acercarse más a Jake quien no parecía igual de cómodo ahora que esta hermosa extraña había entrado en escena.
Jasper interrumpió el repentino silencio preguntando,
-          Ey Rose y ¿donde conociste a los chicos?
-          Estaba caminando por la playa algo distraída cuando Bella, que jugaba voleibol con Emmett se tropezó y casi cayó sobre mí.
-          Jugaba es mucho decir Rosalie, Bella intentaba no matar a nadie y pues hasta en eso fallo- agrego Emmett con una sonora carcajada.
Todos se unieron a las risas de Emmett y Bella lo golpeo en el hombro sonriendo apenada.
-          Te dije que era incapaz de jugar y tú me obligaste eres malvado Em.- dijo golpeándolo de nuevo – realmente la coordinación no es mi fuerte, de veras discúlpame de nuevo Rose.
-          No te preocupes, no ha sido nada. Además de no ser por tu torpeza no les hubiese conocido- respondió Rosalie sonriendo más que todo a Emmett.
Por la forma en que el grandulón miraba a Rose era evidente que no tenía ninguna relación, del tipo romántica con Bella, si Bella eso era Bella muy Bella. Edward sacudió su cabeza para regresar al presente mientras escuchaba decir a Emmett que Bella y el eran primos y estaban de vacaciones familiares en la playa.
Ya era muy entrada la noche cuando Bella le recordó a Emmett que deberían regresar al hotel, sus padres no tardarían mucho en preocuparse, más bien ya debían estarlo.
Se despidieron no sin que antes Emmett prometiera volver lo más temprano posible a ver a Rose, esta lo miro alagada y se sonrojo.
Mientras se alejaban Bella no dejo de pensar en los chicos que acababan de conocer, sobre todo en uno de ellos que había llamado mucho su atención. Emmett la golpeo con el codo para hacerla prestarle atención mientras hablaba sin parar y casi la hace caer
-          Wow bells esa es la mujer más hermosa que he conocido y es tan simpática, y sus amigos también son muy agradables, me sentí muy cómodo, como si hubiésemos sido familia en otra vida, jeje que loco estoy.
-          De eso no hay duda Em. siempre lo has estado, pero la verdad si son muy agradables.
-          Eh y los chicos no dejaban de mirarte embobados – la miro de arriba abajo – la verdad no se que te vieron – se rio fuertemente.
-          Pues muy gracioso- ella volvió a golpearlo ni sabia porque lo hacía solo lograba lastimar su mano.- ¿te parece que me miraban? no me fije mucho en ellos- mintió.
-          Si, los dos, aunque el moreno no era nada discreto, la tipa que estaba con él te arrancaría la cabeza sin dudarlo, ay Bells siempre estás en otro planeta- le paso el brazo por los hombros y la apretó contra su pecho para revolver su cabello con la mano en forma juguetona.
Ella lo aparto lo más fuerte que pudo simulando estar disgustada pero sin poder evitar sonreírle cuando el busco su mirada con la duda reflejándose en sus ojos. Aparto la vista de él mientras pensaba en ese chico y en la forma como la miraba, claro que lo había notado no era fácil pasarlo por alto, era demasiado guapo, y la chica que estaba junto a él ¿sería su novia? Pensó. Se veían muy cómodos conversando pero no vio que se tocaran en ningún momento.
Tanya seguía envenenada con ganas de decapitar a la Bella esa ya que Jacob no le había vuelto a prestar atención desde que llego ELLA. Decidió que era hora de irse y se puso de pie, el apenas lo noto. Irina hablaba con Edward muy cómodamente no se notaba ninguna tensión entre ellos más bien parecían viejos amigos.
-          Irina es hora de irnos no te parece- le dijo secamente.
-          Ah sí, eh… nos vemos mañana chicos la he pasado muy bien este rato- miro a Edward sonriendo sin malicia.
-          Hasta mañana chicas – respondió Edward con tranquilidad mientras miraba los ojos de furia que le dedicaba Tanya a Jake que apenas levanto la mano para despedirse. Se le veía distraído.
Rosalie tenía cara de andar por las nubes y Alice lo noto de inmediato.
-          Wow Rose esta tarde amabas a mi hermano y ahora estoy segura que ni siquiera recuerdas como se llama – dijo Alice entre risas y en voz baja para evitar que Edward la escuchara.
-          Es que es encantador, fuerte, grande, guapo…
-          Uy amor a primera vista hermanita- grito Jasper que no pudo dejar de poner atención a la conversación de las chicas, ese gigantón se veía buena gente, pero la implicada era su hermana así que tenía que ser mucho más que eso.
Rose le dio una mirada furiosa pero termino sonriéndole, se veía radiante. Eso alegro a Jasper que ya empezaba a ver al grandote de forma diferente.
Jake se encontraba perdido en esos ojos, eran belliiiiiisimos, los ojos de Bella. ¿Se daría cuenta ella de la forma en que la miraba? ¿Sería tan evidente? No claro que no trato de convencerse a sí mismo.
-          Ey Jake… ¿Dónde tienes la cabeza hermano? – le hablo Edward.
-          Eh… nada aquí mismo.- le respondió – ¿necesitas algo?
-          Que regreses a la tierra sería muy bueno – dijo Edward riendo.
El mismo no estaba muy atado al planeta en este momento pero no pensaba dejar que los demás lo notaran.
-          Bueno pienso que sería bueno irnos a dormir- agrego Alice – aun nos quedan dos días por delante y no debemos gastar toda la energía en una sola noche – rió.
Jasper se le acerco por la espalda tomándola por la cintura y acercándola a su cuerpo mientras besaba su oreja. Su cuerpo tembló al sentir su aliento en su cuello.
-          ¡Arg por Dios!!!!! Tendré pesadillas, me voy a dormir, por favor no hagan mucho ruido –dijo Edward riendo al verlos.
Alice lo fulmino con la mirada pero no dijo nada. Rose también se dirigió a su carpa ahora teniendo con quien soñar y que sueños planeaba tener, se sonrojo de solo pensarlo.
 Jake se había recostado en la arena pensativo mirando al cielo, más bien con la mirada perdida. Edward al pasar por su lado le tiro arena con el pie este se levanto de un brinco y comenzó a lanzarle arena a su amigo, una batalla sin tregua entre ellos había comenzado, Rose corrió espantada para cerrar por completo su carpa, Jasper y Alice hicieron lo mismo.
-          Ya para Jake me rindo – grito Edward entre risas y con el rostro lleno de arena. Se sacudió un poco la arena del cabello mientras Jacob hacia lo mismo, nadie podía decir quien había ganado esa batalla por que ambos estaban llenos de arena.
-          Oh ahora toca bañarse de nuevo o no podre dormir tan lleno de arena. – Jacob rio mientras escupía arena.
Después de ir a las duchas públicas de la playa regresaron para por fin ir a dormir, había sido un día muy largo y aun quedaban vacaciones por delante.
Dentro de la carpa de Alice y Jasper la temperatura subía con cada beso, habían esperado este viaje por semanas ya que les daría la libertad de pasar las noches juntos sin preocuparse por su respectivos padres.
Alice era una fanática de la moda y como tal no descuidaba el más mínimo detalle de su ropa o accesorios. Había viajado a Port Ángeles para comprar lencería para la ocasión y no perdería la oportunidad de enloquecer a Jasper con sus diminutas prendas.
Llevaba puesto un vestido de playa sencillo que no dejaba de ser espectacular, se ceñía al cuerpo en la parte de arriba amoldándose a sus curvas y realzándolas y la falda mas suelta le daba por encima de las rodillas, era de colores brillantes muy llamativos.
Jasper la miraba con fuego en los ojos, quería arrancarle la ropa y tenerla en ese mismo momento, la espera se le hacía eterna durante las últimas horas y ya no quería espera más. Ella lo miro y leyó sus intensiones de inmediato de manera premonitoria y negó con la cabeza.
-          Un poco de paciencia – le dijo – lo bueno se hace esperar.
Eso solo logro que se desenfrenara más y buscara sus labios para comerlos.
-          Es que tienes planes de volverme loco – dijo jadeando – te deseo, te necesito...
Paso las manos por sus clavículas sin dejar de besarla enredo sus dedos con los tiros del vestido y comenzó a bajarlos mientras rosaba con la yema de sus dedos su piel en el recorrido, ella se estremeció mientras el repetía lo mismo con el otro tiro, bajo lentamente el vestido hasta su cintura y dejo al descubierto su sostén de seda con encaje negro que dejaba ver sus pezones endurecidos a través de la tela.
Se separo de sus labios y la miro de arriba a abajo jadeando, tenía los ojos cerrados y las facciones contraídas la por excitación. Bajo poco a poco su boca besando su cuello hasta ponerla por encima de la prenda, mordió suavemente sus pechos mientras pasaba la mano por detrás de su espalda para soltar el sostén y liberar si pechos redondos y firmes. Ella jadeo aun mas fuerte mientras el besaba sus pechos intermitentemente acariciando a su vez la cara interior de su muslo por debajo de la falda.
-          Wow esto es realmente hermoso – dijo Jasper mirando el sostén para dejarlo a un lado y después levantar las caderas de Alice para terminar de sacar su vestido lentamente tirando de el y rosando la piel de sus piernas, el pantis también de encaje negro resaltaba contra su piel blanca.
Alice lo miraba deleitada por lo mucho que había disfrutado de las prendas que escogió para lucírselas a él. El levanto la vista y le agradeció sin decir palabra.
Beso de nuevo su pecho para continuar bajando hasta la orilla de la panty mordiéndola para quitársela. Ella tembló a sentir el roce de la seda y el encaje por sus piernas seguida de su respiración cálida.
El dejo caer la panty y regreso a ella besando el interior de sus piernas, pasando su lengua de vez en cuando para excitarla aun mas mientras llegaba a la meta. Se sentía la desesperación de ella que arqueaba la espalda cada vez que la rozaba, al fin estaba entre sus piernas besándola primero con ternura para luego ir incrementando la velocidad con la que movía su lengua, esto era insoportable.
Se levanto para colocarse sobre ella pero no lo dejo.
-          Ey hay que igualar un poco las cosas aquí - le dijo mientras miraba su bermuda caqui y su camiseta blanca de algodón que aun lo cubrían.
El rio un poco antes de contestar
-          Puedes hacer lo que te plazca, soy tu juguete y estoy aquí para complacerte.
Sus palabras la encendieron aun más y se movió hacia él como un gato, paso sus manos por debajo de su camiseta y la halo hacia arriba dejando al descubierto su pecho. Comenzó a besarlo bajando hacia su masculinidad engrandecida.
El se dejo caer de espaldas para que se colocara sobre él, sus manos buscaron el botón del pantalón y lo abrieron, él la miraba con ojos de suplica, ella era la tentación hecha carne. Lo miro con picardía mientras bajaba la cremallera y metía las manos dentro de su pantalón y la ropa interior dirigiéndolas a sus glúteos para hacerlo levantarse, el cerro los ojos y apretó la mandíbula con fuerza al sentir sus manos suaves. Ella bajo su pantalón, beso su vientre y alrededor de su erección lentamente pasando su lengua cada vez más cerca, dejando que su aliento cálido se sintiera sobre su este, el estaba a punto de estallar, quiso levantarse pero ella no se lo permitió. Comenzó a lamer su miembro lentamente y aumentar la velocidad con cada movimiento hasta que de pronto lo dejo entrar en su boca caliente y húmeda. El soltó un grito ahogado y sus músculos se contrajeron de placer. Ella movía su boca cada vez más rápido, esto lo enloquecía y ella lo disfrutaba muchísimo.
Sentía su entrepierna húmedo ardiendo por tenerlo dentro de ella. Lo soltó y se monto sobre él. Antes de penetrarla la detuvo un momento para buscar algo entre sus cosas, saco un preservativo y lo destapo, ella se lo quito de las manos para ponérselo y sin esperar mucho lo empujo con su mano dentro de ella. Arqueo la espalda sintiéndolo lo más profundo posible en su interior, el movía sus caderas para entrar aun mas en ella y sus movimientos se acompasaron de manera desesperada. Respiraban fuertemente, no había mucho espacio para maniobrar y el calor era sofocante, sus cuerpos sudados se movían a un mismo ritmo. El se levanto para colocarse sobre ella sin salir de su cuerpo y levanto sus piernas a los lados de su cadera para poder entrar más profundo en ella. Se movía con más fuerza y ella jadeaba cada vez mas alto, busco su boca para silenciarla con sus besos y dejo caer todo su cuerpo sobre el de ella que se movía desaforada bajo este. La sentía cada vez mas húmeda, mas suya y esa sensación lo excitaba increíblemente, sus movimientos comenzaron a desesperar aun mas, estaba a punto de llegar al clímax, la penetro cada vez más fuerte para lograr el éxtasis juntos, ella clavo sus uñas en su espalda mientras su entrepierna se contraía de placer, el no sintió dolor sino como se incrementaba su deseo por la sensación y la penetro aun con más fuerza para estallar dentro de su cuerpo y acompañarla en un orgasmo compartido.
-          Te… amo – la escucho decir mientras su respiración se regulaba.
-          No más que yo a ti – le respondió para dejarse caer a su lado.
Si todas las noches eran como esta necesitarían unas vacaciones de las vacaciones, pensó mientras sonreía. 

8 comentarios:

JOY..NTLS dijo...

PRECIOSAAAAA .. GRACIAS TE ADORO MIL BESOTES

JOY..NTLS dijo...

PRECIOSA TE ADORO MIL GRACIAS .. BESOTES SIGUE ESCRIBIENDO ..

JOY..NTLS dijo...

PRECIOSA MIL GRACIAS ..T ADORO BESITOS

Anónimo dijo...

B-U-E-N-I-S-I-M-O
Genial espero con ancias el siguente
ARRIBA las NTLS besos :P
*Gaby Cullen Black*

Sweet Sky dijo...

¡¡DIIIOS QUE CAAALOOR HACE EN ESTE BLOG!!

Esta GeeenialiisimO!

Sigue Sigue Siiigueee... ¿que va a pasar con los demass???

Mer dijo...

Si esta es la primera vez cómo serán las otras. Guau!. Besotes para tí y todas las NTLS.

Kokoro Black dijo...

Ahhhh LO AME!!!! Ke maravilloso!!

AHHHH!! Gracias por la dedikacion nena!! te amo!!!
AHHHHH JASPER Y ALICE!!! Pura pasion!! ahhh!!

LEMMONERA!!!

AHAHAHAHAHHA

TE AMO!!
KOKORO
NTLS ALPHA

NaNaCullen NTLS* dijo...

aww que regalo para nosotras las NTLS je je ame el capi!
que lindos...
seguire leyendo a ver como va esa relacion jake-bella-edwar-irina ja j a besosss