Free Cursors Sondra Twilight Fanfics: Rayitos de Sol - Capítulo VII: Mi angelito.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Rayitos de Sol - Capítulo VII: Mi angelito.


 
Capítulo VII: Mi angelito.

-        Jacob POV -

Desde hace rato tenía una sensación mala en el cuerpo, estaba inquieto y preocupado sin saber porque.
En cuanto sonó mi celular me sobresalte pero conteste de inmediato.
-        ¿Qué pasa Leah? - pregunté sin saludar siquiera.
Escuche en silencio y me quede helado mientras Leah me relataba parte de lo sucedido.
Una lágrima que resbalaba por mi mejilla me hizo reaccionar.
-        ¿Dónde la tienen? -
Tome las llaves de mi auto y salí a toda prisa del taller, escuche los gritos de Embry pero no podía detenerme a dar explicaciones, debía estar con ella de inmediato.
Llegue al hospital en un abrir y cerrar de ojos. Me encontré con Charlie que caminaba de un lado a otro hablando por su celular mientras Leah y Sue esperaban sentadas cerca de la sala de emergencias.
-        ¿Han sabido algo? - pregunté desesperado.
-        Nada todavía - respondió Leah acariciando a Sue que estaba recostada en su hombro - hace apenas media hora que la llevaron al quirófano -
-        No debí haberla dejado sola - se recriminaba Sue llorosa, era una mujer tan fuerte que verla así me ponía aún peor.
-        No es tu culpa Sue - le aseguré, la culpa era mía, yo era quien debía estar con ella desde que se había comenzado a quedar en casa.
-        Tampoco tuya - Leah parecía leerme la mente - esto no es culpa de nadie y no debemos más que orar para que todo salga bien -
Sabía que Leah tenía toda la razón pero nada me aliviaría más que saber que Bella y el bebé estaban bien.
Unos cuarenta y cinco minutos después apareció una enfermera anunciando
-        La niña está bien, acaban de llevarla a terapia neonatal y podrán verla más tarde o quizás en la mañana - se quedo en silencio hasta que no lo soporte más.
-        ¿Y Bella? ¿Qué ha pasado con ella? - le suplique por una respuesta.
-        Aún se encuentra en el quirófano, en cuanto termine la cirugía los médicos vendrán a reunirse con ustedes - sentí un vacio en el estomago, el que no quisiera darnos más noticias no podía significar nada bueno.
Emily, Sam, Seth, Embry y Quil entraron a la sala y nos miraron asustados, por la expresión en nuestros rostros pudieron ver que las cosas no iban bien.
-        Es una niña - fue lo único que pude decir antes de querer llorar de nuevo.
-        Todo saldrá bien - Sam me colocaba la mano en el hombro para darme fuerzas - Bella es muy fuerte ya verás que pronto estarán en casa con su pequeña -
-        Puedes estar seguro de eso - afirmó Emily sentándose a mi lado.
Otra enfermera apareció rato después preguntando por el padre de la niña, la seguí cuando me lo pidió, debía firmar algunos documentos y luego podría ver a la bebé.
Tuve que ponerme una bata y cobertores en los zapatos para poder entrar a la terapia neonatal, la tenían en una incubadora, era tan pequeñita.
La enfermera me indico donde podría sentarme y que podía meter la mano en el guante de la incubadora para tocarla aunque no fuese directamente.
Respiraba muy rápido y el latido de su corazoncito registrado por la maquina era errático y veloz.
-        Es recomendable que le hable, suelen reconocer las voces de sus seres queridos y siempre es de gran ayuda -
Coloque la mano en el guante y la toque por primera vez. Sentí como si tuviese el alma dividida, una mitad estaba aliviada de que mi bebé estuviese bien mientras la otra aún gritaba desesperada por Bella.
-        Hola mi pequeña Sara - le dije con las lagrimas a punto de escaparse, Bella y yo habíamos acordado llamarle como mi madre si era una niña - tu mami y yo te esperábamos ansiosos amor - tenía el dedo sobre su manita y la sentí apretarlo, parecía que de veras sabia quien le hablaba y trataba de responderme de alguna manera - si soy tu papi mi niña hermosa, pronto estaremos en casa con mami y con tu hermanito -
Era tan hermosa con sus mejillas sonrosadas, tan blanca como Bella y con la pelusa sobre su cabecita negro azabache, no sabía el color de sus ojos ya que aún no los abría por ser prematura.
Estuve contemplándola no se por cuánto tiempo y para cuando una enfermera vino por mi estaba casi dormido.
-        El doctor le espera en su despacho - anunció indicándome por donde debía ir - tiene noticias sobre la cirugía de su esposa -
Salí de inmediato dejando la bata y el resto de la vestimenta quirúrgica en un pequeño cuarto cerca de la salida.
En cuanto entre al pasillo donde se encontraban los consultorios una peste bastante familiar me hizo detenerme unos segundos, estaba sorprendido e irritado, bonito momento para decidir aparecer a molestar, ya tendríamos que ocuparnos de eso más tarde ahora tenía otras prioridades.
Toque la puerta de la oficina pero nadie respondió a la primera, aquí la peste era aun más fuerte, esto no me está gustando nada, poco después del segundo intento una cara conocida me abrió dudoso.
-        Buenas noches Jacob - el doctor chupasangre me miraba cauteloso, aunque parecía más viejo, eso sí era imposible ­- por favor entra - ¿qué demonios estaba haciendo aquí y porqué era él quien me hablaría de la cirugía de Bella?
-        ¿Qué… por qué esta… que hace usted aquí? - logré preguntarle evidentemente confundido.
-        Alice vio lo que sucedió con Bella y salimos de inmediato para acá, pero por favor toma asiento -
-        ¿Alice vio? ¿Salimos? - pregunte de nuevo imaginando a todos de regreso.
-        Solo hemos venido Alice y yo Jacob y en cuanto Bella este bien nos iremos de nuevo, hay cosas que al parecer no sabes de nosotros y pienso que este no es el momento para detenernos en detalles - me aseguró conociendo el porqué de mi pregunta - su situación era muy delicada y solo un cirujano de gran destreza y muy experimentado podía salvarle la vida -
-        ¿Y ella se encuentra bien? - me lance hacia el sobre el escritorio olvidándome de todo lo demás - dígamelo por favor ¿Bella está bien? - se me formo un nudo en la garganta, estaba a poco de colapsar, necesitaba saber que estaba bien.
-        No te mentiré Jacob, aún no está totalmente fuera de peligro tuvo una hemorragia bastante severa y hemos tenido que hacerle varias transfusiones, todo depende de cómo pase la noche - me desplome en la silla y me lleve las manos a la cabeza.
-        ¿Es que acaso era demasiado tanta felicidad? ­- susurre más para mí mismo.
-        Sé que no me harás caso si te digo que debes descansar, pero al menos come algo - me pidió al mirarme preocupado.
-        No podría, no me pasa nada - le respondí sin mirarle - le avisaré a Charlie y a los demás las noticias - me puse de pie y camine hacia la puerta, me detuve un momento antes de salir de la oficina - ¿Saben que está usted aquí? - le pregunte, no quería meter la pata.
-        No y creo que será mejor así, he cambiado un poco mi apariencia con maquillaje pero será mejor no tener que dar muchas explicaciones - asentí y le dije algo más antes de cerrar la puerta a mis espaldas - muchas gracias Dr. Cullen -
La noche fue demasiado larga.
Me senté junto a Charlie en la sala de espera, no estaba menos angustiado que yo.
-        Quisiera saber a quién debo agradecerle el que Bella este aquí - decía con la cabeza entre las manos y la mirada fija en el piso.
-        ¿A qué te refieres? ­­- no sabía muy bien como se habían dado las cosas, Leah me lo había contado a grandes rasgos cuando me llamo para que viniese.
-        Recibí un mensaje a mi celular de un número desconocido avisando que Bella había tenido un accidente y cuando llegamos a su casa ya la ambulancia estaba allí y estaban por salir para acá – asentí sin decir nada más.
No fue difícil para mí imaginar quien estaba detrás del mensaje y la llamada a emergencias, ya le debía algo más a los chu… a los Cullen.
Pasada la medianoche llegaron Phil y Renee, habían tomado el primer avión en salir de Phoenix cuando recibieron la noticia y todos esperábamos en silencio.
Los pusimos al día con lo sucedido hasta el momento y los acompañe  para ver a Sara desde la ventana exterior de la terapia y yo me quede con ella un par de veces, era un poco menos desesperante estar allí con mi bebé.
Le enfermera me había permitido tomarla en mis brazos para darle el biberón, fue el único momento en que me sentí en paz durante toda la noche, con mi pequeña entre mis brazos.
Sue y Leah fueron a recoger a los niños en casa de Jessica que se había ofrecido a cuidarlos en cuanto supo lo sucedido, para luego llevarlos a su casa.
Me había quedado dormido con la mano dentro de la incubadora y la cabeza recostada sobre el plástico, recuerdo que contemplaba a Sara dormir tomando su manita.
Una enfermera me despertó tratando de no asustarme.
-        El doctor quiere hablar con usted Sr. Black - anunció.
Salí de allí tan deprisa como pude dirigiéndome a la oficina donde supuse que el Dr. Cullen estaría esperándome.
Sentía el pecho apretado y una desesperación creciente dentro que lo abriría en dos.
Toque la puerta mas no espere respuesta y abrí de inmediato.
El doctor se estaba poniendo de pie para abrirme lo que evidentemente ya no era necesario.
-        Buenos días Jacob, por favor toma asiento - me dijo volviendo a sentarse al tiempo que me señalaba la silla frente al escritorio.
-        Por favor doctor dígame de una vez como esta Bella - le suplique desesperado - ya no lo soporto más - agregue dejándome caer en una de las sillas.
-        Ella está bien, hace unos minutos que recobro el sentido y         quiere verlos a ti y a la bebé - casi no lo dejo terminar poniéndome de pie para salir de su despacho - Espera Jacob - me detuve solo por cortesía, lo único importante para mí en ese momento era ver a mi esposa sana y salva - Bella tampoco sabe que Alice y yo hemos estado aquí y me imagino que tu al igual que nosotros preferirás que siga siendo así - asentí antes de contestarle.
-        Nunca pensé decir esto pero estoy en deuda con usted y su familia Dr. Cullen, muchísimas gracias por todo, se que en más de una manera han salvado la vida de mi esposa y mi hija y nunca tendré como pagárselos - no me cansaría jamás de agradecerle esto, por primera vez pude entender el porqué Bella quería tanto a esa familia de vampiros, en realidad eran buenas personas.
-        No tienes nada que agradecer Jacob, solo sigue cuidando de ella y haciéndola feliz - asentí de nuevo y me despedí con un gesto de la mano.
Ya en el pasillo pregunte a una enfermera donde podía ver a mi esposa y ella me indico el numero de la habitación.
Entre hecho un manojo de nervios, a pesar de saber que ya estaba fuera de peligro solo mis propios ojos serian capaces de convencerme de eso.
-        Hola amor - le escuche susurrar en cuanto entre a la habitación - perdóname por hacerte pasar este mal rato - las lagrimas comenzaron a escapar de los ojos de ambos en el momento que me acerque a ella y la bese en los labios repetidamente.
-        Por Dios mi vida no tengo nada que perdonarte, debería ser yo quien se disculpara por no haber estado en casa contigo -  me disculpe volviendo a besarla.
-        Está bien cariño, declaremos empate - ver de nuevo esa sonrisa me hizo sentir el mayor de los alivios - ¿Cómo esta Sara? Supongo que respetaste nuestro acuerdo respecto al nombre ¿verdad? -
-        Por supuesto, aun en la incubadora solo por prevención, está perfectamente - le asegure - es hermosa amor, se parece mucho a ti - me sonrió y me tomo de la mano, me senté a su lado no pensaba alejarme de ella ni un minuto.
Todos nuestros familiares y amigos habían entrado a verla de a uno, el médico de guardia había permitido solo dos personas en la habitación y obviamente yo no la dejaría por nada.
Al poco tiempo se quedo dormida, había recuperado el color en el rostro, ya solo necesitaba descansar me aseguro el doctor y dentro de poco regresaríamos a casa con nuestra pequeña.
Ahora que estaba solo con mis pensamientos las interrogantes sobre todo lo sucedido comenzaron a dar vueltas en mi mente.
¿Cómo había visto Alice lo que paso con Bella? ¿Nos espiaban los vampiros? Nunca antes los habíamos detectado en la zona, aunque ¿si por haber dejado de entrar en fase ya no éramos capaces de percibirlos? Pero yo sentí su olor en el pasillo del hospital.
Bueno sinceramente si nos espiaban de verdad no me importaba, les debía el haber salvado la vida de Bella y de Sara, nadie que hubiese sido capaz de eso era peligroso para nosotros.
Renee entro a la habitación para obligarme a ir a comer algo mientras ella se quedaba a cuidar a Bella, intente oponerme pero Dios era tan terca como su hija y me saco a rastras de la habitación.
-        Phil querido no lo dejes regresar sin haber comido algo - ordenó a su esposo que nos esperaba en el pasillo y este asintió - si es necesario oblígalo, ya tenemos suficiente con una convaleciente como para que el señor desfallezca de inanición - la verdad es que ahora si me moría de hambre así que me dirigí a la cafetería de buena gana.
Bella y Sara estaban bien, ya podía tomármelo con calma.
Tres días después mi esposa y mi hija ya estaban en casa y aunque Bella aún no podía hacer de las suyas como quería ya estaba bastante recuperada.
Los primeros días con Sara en casa no fueron lo que esperaba, la bebé nunca lloraba llegamos a pensar que estaba enferma pero el doctor nos aseguro que todo en ella era perfectamente normal.
Apenas hacia ruido cuando tenía hambre, se hacía entender sin llorar cuando quería dormir o simplemente para que le sacasen de la cuna.
Kiowa estaba loco por su hermanita, lo encontraba junto a su cunita contemplándola dormir infinidad de veces, incluso lo encontré dormido en el piso recostado de las patas de la cuna en un par de oportunidades, la adoraba.
A las pocas semanas ya habíamos recuperado por completo la normalidad en casa, Bella aún no iba a la librería claro esta y yo solo iba al taller por las mañanas, Embry y Quil se encargaban de todo por las tardes.
Renee se quedaría en casa un par de semanas más y Sue seguía acompañándolas siempre que podía.
-        Con todo lo difícil que fue el embarazo y lo inquieta que era ¿Quién pensaría que dormiría toda la noche tan pronto? - Bella la contemplaba junto a la cuna y yo me acerque para abrazarla por la espalda.
-        Se parece muchísimo a ti amor, es bellísima - la abrace fuerte pegándola a mi pecho.
-        ¿Sabes que me tiene intrigada? -
-        Los ojos - aseguré, yo sentía lo mismo.
-        ¿A quién puede haber sacado los ojos de ese color? Pensé que le cambiarían al crecer pero ya pasa de seis meses y los sigue teniendo igual -
-        Ella es especial amor -
Sara era más hermosa cada día que pasaba, el cabello negro como la noche ya se veía que sería completamente lacio, la piel más blanca incluso que la de bella, sus mejillas sonrosadas y unos ojos de un gris metálico nada común que completaban un cuadro de belleza absoluta que parecía la representación de un ángel, mi angelito.
*****************************************************************************************
Hola amores, más que a tiempo aquí les dejo el capi de hoy, espero lo disfruten.
Dejen comments por fis.
L@s quiero muchísimo.



Image and video hosting by TinyPic

7 comentarios:

Anónimo dijo...

waaaaaaaaaa
Hermani te gusta verme llorar!!!
estoy a moco y moco :P
Esta
S
U
P
E
R

G
E
N
I
A
L

BUENISIMO!!!

besos

.....* Gaby Cullen Black *.....

·· MaRia ·· dijo...

hola!!
me encanta el capitulo, esta muy muy lindo, de verdad :):)
ya espero con muxas ganas el proximo lunes para leer el siguiente, XDXD
sigue escribiendo lo haces genial,
BESOS DULCES

Lullaby dijo...

Hola Gaby!!!.... wauuu que capi!... genial.
Pregunta ¿los ojos de la bebé?... ¿algo que ver con algun misterio??.... mmmm
Realmete hermoso, ¿quien la encontro?... apuesto que fue Edward no?
Bien ahí,,,,, besos y sigue escribiendo!!!!

Ash Cullen dijo...

*Lloro, lloro* *Llanto y más llanto*
Gaby, es que es en serio que estoy llorando..... la primera parte del cap fue como sí yo fuera Jake.. en serio...me hiciste llorar a mares....

Despues cuando apereció Carlisle fue Wow!!!... gracias por eso... un poquito de vampiritos no hace mal a nadie jeje

Los ojos de la bebe... gris metálico?? espero el prox cap para saber por qué...

ahh.... te acuerdas que habiamos hablado acerca de que esta historia no tenia muchos fans... ME DECLARO FAN DE RAYITOS DE SOL....

Adoro esta historia... cambiaré mi voto...jejeje :) :)

Besos y jacobs....

flawer_1969 dijo...

Gaby Nena:(la chica de la musa hahaha)_¡Porfavor nunca la dejes ir!-
Realmente me tienes atrapada con esta historia,muero de impaciencia en pensar como seguirá la trama,se ve que todavia se va a poner buenisima,-¡¡gracias mil!!-estoy intocsicada con tu blog-
besos y un fuerte abrazo,que tengas una exelente semana.

Mer dijo...

Aquí estoy mi reina.
Si con esa mirada languideciera tú ser estuviera para darme calor, ese que emana tú gran corazón mi amor.

Yasmin Cullen dijo...

Holaa! :)
me leí todos los capitulos de esta historia y me enamoré enserio ññ!
he estadobuscando durante mucho tiempo una historia como esta, en la que Bella se queda con Jake.. ;)
y bueo este capitulo me pareció hermoso, y estoy casi segura que detras de la lamada y de la ambulancia estuvo Edward ^^!
jeje estoy impaciente por el siguente capitulo :)